21 de enero de 2008

LA AMBIGÜEDAD DE CELIA LLEDÓ

Después de revisar lo acontecido en los últimos meses respecto a las posibles opciones de solución para el problema de las vías del tren, nos sentimos confundidos por las diversas posturas que en el tiempo ha ido tomando nuestra actual alcaldesa.
Podemos distinguir varias etapas, destacando el punto de inflexión que supuso pasar de la oposición al gobierno.

Antes de las elecciones del 27 de mayo, la señora Lledó, se centró en sembrar dudas acerca del trabajo del denostado tripartito a la hora de dar salidas al que creemos es el principal problema que tiene nuestra ciudad en estos momentos. Tras el más mínimo avance en la consecución de un posible acuerdo, se sucedían una serie de críticas que el tiempo se ha encargado de poner en su sitio, tales como que Villena no iba a tener parada de AVE, la comunicación ferroviaria quedaría reducida a los trenes de cercanías y perderíamos las paradas de los trenes de media o larga distancia , la visita del secretario de Estado Victor Morlán, con el texto del protocolo bajo el brazo no era más que un acto electoralista para hacerse la foto o incluso metiendo por medio a la población de Almansa, creando un clima de rivalidad artificial y ridículo por la virtual disputa de una parada de AVE, quedando posteriormente patente que ambas eran complementarias.

Todo ello fue utilizado en campaña electoral, donde el Partido Popular, en sus mítines manifestó que la única solución posible era el alejamiento de las vías del tren, dejando constancia de ello en su programa electoral, porque no se nos debe olvidar todo lo prometido en un programa que no sólo se basa en su denominado proyecto estrella, de sobra conocido por todos.

Sin embargo, tras la investidura de Celia Lledó como alcaldesa, en las entrevistas que concedió a los medios de comunicación, comenzaba a dejar una puerta abierta en su discurso, ya no manifestaba efusivamente que el alejamiento era la única solución, sino que cambió el término alejamiento por integración, comenzaba a ver con buenos ojos aquel protocolo que en su día el Partido Popular le restó la importancia que podía tener y llegó a aceptar que, aunque seguía pensando que el alejamiento era la mejor opción, “si los estudios llegaran a la conclusión de que el soterramiento es la solución, por parte del Ayuntamiento no tendríamos inconveniente en acometer este proyecto sin con ello se elimina el gran problema de las vías del tren que padecen los ciudadanos.”

Por fin, en el pleno del 20 de diciembre, se votó a favor y de forma unánime la moción presentada por el grupo municipal socialista acerca de la firma del texto definitivo del protocolo para solucionar el problema de las vías del tren en Villena.

Tras este hecho, como tantos ciudadanos de Villena, nos hemos quedado desconcertados ante la ambigüedad de Celia Lledó, ¿por qué antes de ser alcaldesa decía digo donde ahora dice Diego? ¿Por qué ahora ve con buenos ojos lo que antes despreciaba? ¿Quién ha pensado antes en el rédito electoral que en los intereses de nuestra ciudad?

Juventudes Socialistas de Villena

1 comentario:

Antonio Cabanes dijo...

Amigos mios, no sois los únicos confundidos ante esta situación. Es cierto que el Partido Popular gano las elecciones del 27 de mayo, y de forma contndente. El Pueblo de Villena, soberano, así lo decidió.

No obstante, el desarrollo de acontecimientos que hemos vivido desde la toma de posesión de la nueva Corporación, denotan un problema de fondo. Un problema que alcanza su máximo exponente en el tema que tratais en el artículo.

No es, ni más ni menos, que la carencia absoluta de una idea sobre Villena. No saben que es lo que Villena necesita, lo que hay que hacer. Y por ello estan estructurando su labor de gobierno en propuestas carentes de cualquier hilo conductor.

Un buen gobierno - y unos buenos gobernentes también - deben tener una idea, una meta, unos objetivos que alcanzar mediante el ejercicio de sus funciones gubernativas. Este equipo adolece de la más mínima idea de lo que quieren para Villena, o de lo que quieren que Villena sea.

Simple y llanamente, amigos míos, no saben que hacer con nuestra querida ciudad.

Un conocido aforismo nos dice que más nos vale permanecer callados y que la gente nos crea tontos, que hablar y confimar sus sospechas.
Yo me tomo la libertad de aconsejarle al Gobierno Municipal que más vale no hacer nada antes que hacerlo mal.

Un saludo a todos, y enhorabuena por el blog.